lunes, 16 de junio de 2008

perdido...

bueno esta es mi segunda historia, espero que les guste, gracias por comentarme aunque sea en la calle, nos vemos...

Cerro los ojos intentando recordar cada detalle, recordaba perfectamente como el clima de aquel día le humedecía la ropa haciendo que se le pegara mojada al cuerpo, además de que ese día la niebla era tan densa que no podía ver nada mas allá que su propia nariz, en realidad no estaba seguro como había llegado hasta ese lugar pero no le importaba, era solo cuestión de minutos descubrir que le pasaba, su mente divagaba entre las miles imágenes que había visto, entre los miles de sensaciones que había percibido, y de pronto un dolor punzante en la sien lo saco de sus meditaciones, tenia que correr… Pero… ¿hacia donde?, había intentado correr en todas direcciones, y siempre era lo mismo, alguna especie de paisaje interminable se presentaba ante sus ojos, algo así como un bosque sin fin, como si se repitiera una y otra vez, pero diferente, inquietante, estremecedor, y aunque sus sentidos le decían que nadie se encontraba cerca de el, algo en lo mas recóndito de su cerebro, una especie de instinto le avisaba que no debía estar ahí, que debía seguir corriendo, huir...

Lo peor de todo es que el aunque quería negarlo con todas sus fuerzas, sabia que ese paisaje ya lo había visto, bueno, en realidad lo había imaginado, pero, ¡que demonios! Para el caso es lo mismo, ese paisaje interminable se parecía terriblemente a la descripción del limbo, aquel lugar entre el cielo y el infierno que tanto le habían mencionado en el catecismo, pero no, definitivamente el no podía estar en ese lugar, por que para estar en ese lugar el debería de estar, ¿muerto?... ¡NO!, eso era imposible, en el limbo no debía de haber árboles, ¿o si?, claro, le habían dicho que era interminable pero eso no significaba nada, bien podría estar en la mitad de la sierra y eso era todo, además ese árbol de corteza áspera con la roca al pie que tanto le intrigaba, no debía de ser el único árbol de esas características, al fin y al cabo el estaba en la sierra, así que decidió aguantar el dolor un poco y pensar, el recordada como en aquella excursión en la sierra al empezar a llover, busco refugio, pero había mucha niebla y de seguro el se encontraba perdido sierra adentro… alguien tenia que buscarlo…. Además si estuviera muerto no debería de sentir dolor… ni desesperación…

“(…) en otras noticias, se encontró el cuerpo de un excursionista en la sierra del tigre, al parecer cayo por un desfiladero a causa de de la nula visión, las autori…(…)”

Apaga el televisor amor- dijo un señor de mediana edad – te dije que fue una buena elección no darle permiso a Juan de ir a la sierra, pudo haber acabado como ese muchacho de la televisión, en cambio nuestro hijo fue a hacer una tarea a la casa de su amigo pedro, no te preocupes es muy responsable- y finalmente abrazo a la joven madre, que de algún modo sabia, no solo que su hijo no estaba con pedro, si no que estaba segura que su hijo no regresaría jamás…



3 comentarios:

Peter dijo...

Jaja su amigo pedro, no mms cannabis. Esta chido el cuento, me gusto, sigue así.

Piña dijo...

no manches "canijo", oyes "canijo" de casulidad no traes "Halls", ntc, wey es puro "coto", ya en serio wey sta chido tu story, hay tamos!!

alvaro Locx dijo...

Hola

Chida tu historia, sobre todo por eso de la intuición, esa parte de tí que sabe que algo anda mal, las madres tienen un especial sentido para ello.